¿Por qué alquilar en lugar de comprar?

Como empresa de alquiler conocemos bien todos los beneficios que ofrecemos a nuestros clientes a la hora de decidir alquilar en lugar de comprarse un vehículo industrial propio.

En primer lugar, la compra de un vehículo industrial genera un desembolso importante y no es el único que tendréis que asumir, hay que sumarle el gasto del seguro, el impuesto de circulación, las revisiones, neumáticos… el mantenimiento en general. Estos gastos suman la cantidad de 1800 € cada año aproximadamente.

En el caso de tener una avería con vuestro propio vehículo os ocasiona el trastorno de tener que pararlo, llevarlo a un taller, y buscar alternativas para seguir con el trabajo. Sin embargo, alquilando no tendrás que preocuparte por estos imprevistos, porque en el caso de que se te averíe, la sustituyes por otra y continuas con tu trabajo.

El tamaño también influye en esta cuestión. Puedes comprar una furgoneta grande porque es la necesidad que tienes ahora, pero en unos meses no necesitarla o necesitar la mitad del tamaño. En el caso de alquilar, cada día tienes lo que necesitas.

Al igual que la funcionalidad, puedes necesitar un día un vehículo cerrado y otro día uno abierto.

También tendrás que pensar un lugar donde estacionarlo mientras lo tengas parado, un garaje o un aparcamiento privado donde esté vigilado. Otro gasto más que sumar a la cuenta.

Si necesitas un vehículo para todos los días del año es posible que sea mejor comprar, pero en reglas generales, alquilar es una buenísima opción para asumir menos obligaciones en cuanto a pagos.

Ventajas de alquilar frente a comprar:

  • Solo lo utilizas cuando lo necesitas.
  • Despreocupación si hay averías.
  • Sustitución del vehículo si surge alguna avería o golpe.
  • No pagas seguros.
  • No pagas el mantenimiento, ni las averías.
  • Libre elección de lo que necesitas cada día.

Esperamos haberos ayudado a tomar una decisión.